Fructosa

De Culturismo Wiki, Tu nueva enciclopedia especializada en culturismo y fitness.Articulos de suplementos, nutricion,proteina, entreno, toda la informacion sobre culturimo.


Fructosa, o levulosa, es una forma de azúcar encontrada en las frutas y en la miel. Es un monosacárido con la misma fórmula empírica que la glucosa pero con diferente estructura. Es una hexosa (6 átomos de carbono). Su poder energético es de 4 kilocalorías por cada gramo.


Todas las frutas naturales tienen cierta cantidad de fructosa (a menudo con glucosa), que pueden ser extraída y concentrada para hacer un azúcar alternativo.

Efectos sobre la salud

Fructosa.jpg
Fórmula estructural de la fructosa

La fructosa depende de la glucosa para que sea absorbida a los intestinos y finalmente pase al torrente sanguíneo. Los transportadores de membrana GLUT-5 y GLUT-2 son los encargados de estos fenómenos de transporte.


La absorción de fructosa en ausencia de glucosa es muy baja, acumulándose en el intestino grueso donde sirve de alimento a la flora que reside produciendo gases. La ingesta de un exceso de fructosa también favorece la retención de agua. Estos efectos dan lugar a la expansión del abdomen, flatulencia, excrementos no compactos e incluso diarrea dependiente de las cantidades ingeridas y de otros factores.


Se ha implicado la fructosa en la etiogénesis de la obesidad (Elliott, 2002), y en elevar el colesterol LDL y los triglicéridos produciendo el denominado síndrome metabólico.


La fructosa también puede quelar minerales en la sangre. Este efecto es especialmente importante con respecto a micronutrientes que se encuentran en muy bajas cantidades como el cobre, el cromo y el zinc.


El quelaje de una pequeña parte de estos iones puede llevar a una deficiencia de los mismos produciendo carencias, problemas del sistema inmunitario e incluso resistencia a la insulina, uno de los factores implicados en la diabetes mellitus de tipo II.


La fructosa es un azúcar reductor, como todos los monosacáridos. Aun así, se considera que es diez veces más activa que la glucosa a la hora de glicosilar proteina.


Por lo tanto, su consumo tiene que ser limitado con tal de reducir los daños celulares y moleculares derivados de la glicosilación. Este efecto podría contribuir de manera sustancial en muchas enfermedades asociadas a la edad.


La fructosa se usa frecuentemente en productos dietéticos pero no está recomendada su ingesta en diabéticos. Aunque suele ser una buena opción para aquellas personas que desean una restricción en la ingesta de azúcares.


Muchas personas, sin saberlo, son más o menos intolerantes a la fructosa y no pueden asimilar bien alimentos con alto contenido de este azúcar. En tal caso, se dice que sufren intolerancia a la fructosa.

La mayor parte de la fructosa absorbida, al igual que pasa con el resto de los monosacáridos, es transformado en el hígado en lípidos y se acumula en las reservas de tejido adiposo.

Herramientas personales